Vuelta y vuelta al cole

Como soy una mujer de mi tiempo, moderna y que se viste por los pies (no sabéis lo mal que lo paso para ponerme las camisetas), en su día cumplí con la convención social y me reproducí. Sin embargo, en lugar de tener dos seres de luz con los que compartir veladas de tertulia delante de la chimenea… No tengo chimenea, pero ya habría conseguido una… Lo que no haga yo por un ser de luz…

Decía que en lugar de dos seres de luz, vinieron dos gremlins que comieron después de medianoche nada más nacer y se pasan el día intentando tirarse a la piscina.

El caso es que después de… muchos muchos muchos meses, han vuelto al cole, ese lugar mágico donde una mujer moderna como yo puede dejar a los gremlins y largarse bailando claqué calle abajo. El primer día me llamó la directora, que resulta que tenía que volver a recogerlos luego. Vaya, hombre, si me dijeron que el curso duraba hasta junio…

Dejo a los gremlins con preocupación. Van con sus mascarillas, pero me consta que el gremlin 2 se la pone de diadema en cuanto me doy la vuelta. El primer día, el gremlin 1 vio al gremlin 2 en el patio, de lejos (vaya, los gremlins que viven juntos y se chupan la cara en casa sí que cumplen con la distancia social). “¿Y qué estaba haciendo?”, le pregunté. “Estaba debajo de una pila de niños que había tirados en el suelo.” Estaría jugando a los estratos geológicos. Yo, nada, tranquila. Tranquilísima. Respirando en una bolsa de papel y tal. Al final no pasará nada, pero me van a salir muuuuchas canas, ya lo estoy viendo.

En otro orden de cosas, la editora que se está leyendo mi novela ya casi ha terminado y pronto me dirá a qué contenedor puedo tirar mis manuscritos. Dudo entre el azul y el amarillo. No, en serio, parece que le está gustando la novela y en breve me dirá a quién tengo que ir a dar la murga para que me publique. Y si no, siempre nos quedará Amazon, no?

Publicado en ¿Por qué a mí? Diario de una escritora | Etiquetado , , , | Deja un comentario

La libertad engorda

Buenas! Ayer fui a caminar. Una larrrrga caminata hasta el súper y volver, y hoy tengo ampollas en los pies. No hago nada de deporte, y es normal, como ya no hay confinamiento, ni paseos por el balcón, ni videos de zumba, ni videoclases de yoga… Pero no os preocupéis, que ahora me pongo las pilas. Pongo un cerrojo en la puerta y en un par de meses, salgo hecha un dorito.

En fin… Una amiga de un amigo de alguien que vio Sharknado 12 es editora, y se está leyendo una de mis novelas para aconsejarme, ya sabéis que tengo un estilo personal e intransferible. La editorial en la que trabaja no publica novelas (oh, eso es fantástico, ni hecho a propósito!!!), pero puede decirme por dónde moverme para publicar.

Y aquí estoy yo, esperando a que me diga algo, a que vuelvan los oscuros golondrinos de tu sobaco sus bultos a colgar y a que llegue la hora de la merienda.

Por cierto, desde que vuelvo a dar por el flus con mis novelas se han disparado las ventas, es que sois la hostia… Si algún reseñator de novelas con blog, instagram, canal de youtube o programa en la tele en prime time quiere hacerme una reseñita, que se ponga en contacto conmigo.

Besotes gordos (claro, sin el confinamiento…)!!! Y recordad que si tenéis Kindle Unlimited podéis leer gratis todas mis novelas: Al otro lado de las llamas, Lúa y Cien años no bastan. Si os la bajáis piratillas también, pero joder, que solo cuestan 0,99€, y el yate no va a pagarse solo.

Publicado en ¿Por qué a mí? Diario de una escritora | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

He vuelto a escribir!!!! Sí, es una amenaza

Hola a todos! Madre mía, hace tanto tiempo que no escribo en el blog, que al entrar me ha puesto en modo ouija. Nada, nada, estoy viva y pretendo seguir así durante mucho tiempo, que acabo de ir a la peluquería y tengo que amortizar el corte.

Os haré un rápido resumen de mi vida, porque sé que habéis vivido con mucha ansiedad todo este tiempo sin saber de mis aventuras. Básicamente me he dedicado a respirar todo este tiempo, porque lo que es a escribir… Durante el confinamiento (no os lo vais a creer, pero aquí estuvimos confinados!!! Por un viraco, ya os contaré. Puto Batman…), escribirás mucho, decían… Que ahora tienes tiempo, decían… Pero con dos creeters y el costillo danzando por la casa, la inspiración era como un envío de Aliexpress. No llegaba.

Encima me puse malísima de la muerte, con lo buena que estoy yo, pero ya os lo contaré en otra ocasión. En fin, se acaba el confinamiento, vuelvo a la vida, al trabajo, a lamer las barandillas… Y entonces, ¡placa, placa! Escribo dos novelas de un tirón. La primera es una comedia con acción, ya os hablaré de ella. Es muy divertida.

Y la otra… Es la segunda parte de Al otro lado de las llamas. Por qué? Os preguntaréis? Por qué lo haces, si segundas partes nunca fueron buenas??? Pos no sé, me estaba sacando un moco y una cosa llevó a la otra… No, en realidad, hace mucho tiempo que ya tenía pensado tooooodo lo que iba a pasar, pero había intentado escribirlo y no había podido. Fue una especie de gatillazo mental del que no quiero hablar… El caso es que el día menos pensado me senté y salió todo del tirón. Y luego escribí la novela.

Ya sabéis que siempre publico en Amazon, pero esta vez intentaré hacerlo con una editorial. Contactar con una editorial y que se lea tu manuscrito no es tan fácil, hay que seguir un protocolo: echar un órdago en la marmita, raíz de mandrágora y ojos de murciél… No, eso mejor que no. Remover bien, echarle tres gotas del mar Rojo (del mar Ron parece buena idea al principio, pero no) y ponerle una velita a la virgen. Vamos, que cuesta un poco.

Entre tanto, si queréis echar un ojo a las novelas que tengo publicadas, podéis encontrar Al otro lado de las llamas, Lúa y Cien años no bastan en Amazon.

Ya os contaré cómo evoluciona el tema. Os mando un codazo bien fuerte!!!! Por el coronavirus, ya sabéis.

 

Publicado en ¿Por qué a mí? Diario de una escritora | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Al Otro Lado de las Llamas GRATIS!!!

Lo que oyes, solo el domingo 15 de julio y el lunes 16 de julio (de 2018, vale?) llévate GRATIS el ebook de Al Otro Lado de las Llamas. Que m’estoy vorviendo locaaaaaa!!!!!!

Por cierto, he publicado una nueva novela!!!! Sí, mira, me aburría, fui al lavabo y… Os presento… Cien Años No Bastan!!!!!!! Por solo 0,99€!!!!!!! Sí, gente sí, 99 centimillos… La isla privada no va a pagarse sola…

Hala, hasta pronto!!!!!!

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

¿Se acerca el invierno?

¿Qué está pasando? Mucho se acerca el invierno, se acerca el invierno, pero no llega, malditos Stark y sus refranes de abuela con tanga de franela… Tal vez me estás leyendo con un carambanito colgando de la nariz y ahora mismo te estás acordando de toda mi familia como si  fuera la lista de los reyes godos, pero donde estoy yo (hemisferio norte, clima mediterráneo, comedor de mi casa), no puede ser que a mediados de enero pueda salir a la calle sin chaqueta y sin morir a lo Walt Disney.

Lo que tengo claro es que dentro de un mes me arrepentiré amargamente de pedir esto, pero por favor, QUE LLEGUE EL FRÍO YA. Cada mañana me levanto y como es enero me pongo mis cuatro camisetas térmicas, un jersey de cuello alto, chaqueta de piel de longaniza, guantes, bufanda, orejeras y raquetas de nieve. En el ascensor las conversaciones son tensas, insostenibles: “”a ver si hoy se nos congela algún miembro…” comento con mis vecinos, cabizbaja.

Y abro la puerta de la calle. Una brisa primaveral cargada de aroma a mierrrrrr… ejem, compost inunda mis fosas nasales. El sol acaricia mi cara, los pájaros trinan despelotados desde los árboles, las flores se contonean. Ah, no, que son ratas de carnaval… Qué calorrrrrrrr… Empiezo a tironear del cuello de cisne hasta convertirlo en pata de elefante. Me falta el aire, soy como un astronauta sin la escafandra. A mi alrededor, cuatro gilipollas más se quitan los anoraks mientras sudan como pollos.

Diez metros y tres kilos de ropa esturreada por el suelo más adelante, me arrastro hasta la sombra más cercana. Justo antes de perder el conocimiento veo correr hacia mí una silueta cargada con un cubo de agua que… ¡Choffff! ¡Desgraciado, que me había planchado el pelo! Qué le vamos a hacer, yo me vuelvo corriendo a casa y vuelvo a salir en bikini y pareo.

Luego dicen que en este país hay mucho pareo…

No quiero despedirme sin mentarte a la madre que parió la meteorología y comentarte que si no has leído todavía ninguna de mis novelas, “Al otro lado de las llamas” y “Lúa“, ya tardas. Las dos tienen unas valoraciones de cinco estrellas de media, ¡a qué estás esperando!

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

Ya estoy de vuelta

Ya ves, estas navidades me he cogido vacaciones y no he escrito en el blog, no me he cortado las uñas y no me he duchado. Ah, esto es vida… Pero todo lo bueno se acaba, y hay que volver a la normalidad. Cuando te llaman para ficharte para la próxima película de Star Wars, sabes que ha llegado el momento de meterte en la ducha con aguarrás y un estropajo nanas.

Y ahora que ya puedo separar los dedos de las manos otra vez (estaban haciendo una involución a la pezuña porquilde), me lío con el primer post del año, cargado de energía y buen humor, y… ¿propósitos de año nuevo? No, gracias. Si no he sido capaz de ponerme a dieta en los últimos cinco años, no veo por qué tengo que flagelarme psicológicamente durante quince días para luego mandar el régimen a tomar por jurjo. ¡Aquí nada de régimen, que esto es una democracia!

Si quiero hacer algo, lo haré cuando me apetezca, concretamente el doce de marzo (fecha sin connotaciones especiales en mi vida, que tradicionalmente he pasado sin pena ni gloria, ni perro que me ladre). Faltaría más. Por el momento, voy a seguir reconcentrada en mis temas, a saber: ¿Dónde está la mano del cadáver que descuarticé hace dos semanas? ¿Por qué se habla tanto de la bomba de hidrógeno de Corea del Norte y nadie dice nada de la bomba de agua que se ha montado mi vecino? ¿Cuándo llegará el frío para que pueda lucir mi chaquetón de pelo de poni? ¿¿Por qué esta mierda de chaquetón no me cierra, será porque es de pelo de poni y tendría que ser de pelo de caballo culón?? Y por último, pero no menos importante, ¿por qué tengo la cocina infestada de moscas?

Respecto a mi faceta de escritora, que últimamente no menciono mucho por temor a que sepas que escribo novelas (¡oh, my god, se me ha escapado!), le he pedido a los Reyes Magos que me dejara publicar mi tercera novela y… Ya casi puedo olerla… De momento y para abrir el apetito, te dejo mis dos primeras novelas: “Al otro lado de las llamas” y “Lúa”. Están en Amazon. La página web. No el río. Esta aclaración es innecesaria si no eres mi abuela, ¡¡¡PERO PODRÍAS SERLO!!!.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Olor a navidad

Me encantan los anuncios de perfumes que llenan horas y horas de la parrilla televisiva. Antes los perfumes eran como un agüilla que olía bien y te la echabas a litros por encima para tapar el olor a sobaco. Los hombres usaban Royal Ambré y las mujeres, Ó de Rochas. Pero eso ha cambiado. Ahora el perfume masculino va a convertir a un ejemplar cualquiera de cerdo ibérico en un amasijo de abdominales más apretados que unos tejanos después de navidad.

Y en calzoncillos, claro, que se vean bien los músculos, ese brillo aceitado de la piel morena, esa depilación con cortacésped…

¿Más propiedades del perfume masculino? Pues que tiras de un pelo del desagüe de la bañera y sale una jamelga en lencería fina (léase que tiene los pechos más apretados que unos tejanos después de nav… ¿Me estoy repitiendo? Perdón, será el ajo) que cierra los ojos y te huele como si saliera por primera vez de la pocilga (porky, que eres una porky), como si quisiera quitarte los ácaros de encima, como si… ¡Eh, chavala, sin tocar, que sales de una alcantarilla!

El perfume femenino no se queda corto, pero además de convertirte en una gacela famélica pintada como una puerta, también tiene efectos alucinógenos. Y te pones a correr por un prado, te tiras de cabeza a la sección de gladiolos de la floristería, te crece un vestido de noche con una cola de tres metros y los hombres te miran asombrados, como si llevaras las bragas en la cabeza. Pero claro, ¿¿no son para tapar el moño??

Yo lo tengo claro, me he pedido dos litros de perfume, a ver si me quito esos simpáticos kilos de más de encima a base de base floral con toques cítricos ligeramente almizclados. Y de paso que me arrullen los matorrales a mi paso.

Que sepas que he vuelto a pasar una fase eliminatoria del concurso literario en el que participo con “Al otro lado de las llamas”. Ahora estamos en la última fase en que se vota (se puede una vez al día, como el sexo. Pero luego no lo haces, como el sexo) y termina el día 20 de diciembre… ¡Hostia, te estoy pidiendo el voto hasta el 20D, y eso que no me presento para presidenta del gobierno!

En fin, si pinchas aquí puedes votarme (si no funciona, pones ver todas las obras y vuelves a entrar en la mía. Cosas del directo).

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Menage a true detective

El trabajo de detective es muy duro. Pero no esa tontería de meterse en internet y sacar toda la información, que eso se hace en pijama de conejitos y pantuflas desde casa… Bueno, y sabiendo más de ordenadores que la niña que soñaba con una cerilla y un bidón de gasofa. Detallitos. Yo me refiero a pisar la calle, a seguir al sujeto, aunque llueva, aunque se meta en una sauna (y tú ahí, con tu gabardina, aguantando mecha…), aunque vaya sembrando el pasillo de pedos encebollados.

¡Eso es perseverancia!

Para ser un buen detective, lo primero que tienes que hacer es meterte en la tienda del espía (cualquier persona que entra en esa tienda pasa a formar parte de un listado que se utiliza en el servicio de inteligencia en casos extremos, como cuando se termina el papel de wáter) y comprar todo lo que pilles: el zapatófono, los clips de pelo de Pucca (¿qué ha pasado con Pucca? ¿Fue flor de un día? ¿Qué tienen los Beatles que no tenga Pucca? Eso es otro debate apasionante que abordaré cuando se extingan las patatas fritas) con cámara incorporada, el moco colgante falso, el puro con un petardo dentro…

Cuando ya te has pertrechado como para rodar Casino Royale Manzanares, te vas en busca del pichón, aguardas pacientemente que salga del baño, entras rápidamente tras él y tomas una muestra de pelos de esos que hacen que te preguntes sobre la alopecia pollera y luego le sigues. Apuntas en tu libreta de espiral de los chinos todos sus movimientos: pierna derecha, pierna izquierda, pierna derech… ¡Que no se diga que se te escapa detalle!

El sujeto se mete por una puerta, tú detrás. Una mujer despanzurrante espera al otro lado. El palomo se quita la ropa, tú también. El pichón se pincha a la moza, tú por el otro lado. Hay que pasar desapercibido. Tal como daba a entender su descripción, la mujer se despanzurra. Te integras tanto que ellos paran y te aplauden. Mientras tanto, no dejas de hacer fotos con la cámara que tienes oculta en el reloj de cuco que llevas colgado del cuello. Nadie se da cuenta.

Todo termina, te vistes, te vas como una sombra, un ninja, un fantasm… ¡Crash! Tócate el mondongo, el jarrón chino este, que se ha cruzado en medio y… Nada que no se arregle con un poco de pegamento… En fin, te vas sigilosamente pisando los trocitos de porcelana y redactas tu informe para la tipa despanzurrante, que es la que te contrató. Pues nada, el maromo le está siendo infiel con ella misma, está claro, y con un hombre misterioso que irrumpió dándolo todo y dejó el pabellón tan alto que hay que subir en globo.

Eso no puede hacerlo la niña pirómana con su portátil, ¿eing? ¿EING?

Tienes que saber, si es que tus dotes de detective no te lo han mostrado ya, que he pasado otra fase eliminatoria del concurso literario de editorial Tagus. ¿Cómo, aún no se ha terminado? Pues no, alma santa, no, esto es como el parto de la burra, así que voy a pedir tu voto cual candidato a presidente de la escalera. Solo tienes que dejar que tu ratón se emocione aquí, ir a ver todas las obras, y la mía está en la pag 4 (o la 5 si entras desde tu móvil o desde Canarias). Puedes votar una vez al día. También puedes no hacerlo y sufrir las consecuencias…

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Pasión abueloide

¿Sabes? Me ha dado por el crochet. No, no es eso de darle hostias a una pelotita con una maza (deporte de esos que no adelgazan), es ganchillo de toda la vida. Como una abuela, sí… Salvo que ahora está muy de moda y queda muy cool hacer bragas de lana (de las del cuello, las otras mejor no, que eso pica más que las hormigas caníbales) en el tren. Siempre y cuando lleves algún detalle hípster, fashion victimer o chachipiruler, como unos auriculares de color fursia (perdón, furcia) más grandes que las orejas de Dumbo.

Todo empezó con un dolor de espalda que no me dejaba moverme. Necesitaba algo que hacer, ya había roído todas las patas de la mesa y me aburría. Muncho. ¿Y por qué no escribías, alma de cántaro?, preguntarás… ¡Pues porque no me sale del pitingo! Quería cambiar, hacer algo diferente, innovador, algo que revolucionara el mundo… ¡Un gorrito de ganchillo!

Y empiezas con un gorrito de bebé, te sobra lana, haces unos patucos… Como no le quepa todo esto cuando nazca, el osito de peluche va a tener más ropa que Pretty Woman después de irse de compras. Ahora estoy haciendo gorros, bragas y bufandas a amigos y familiares. En dos meses calculo que tendré todo el piso cubierto de tapetes. Después… ¡EL MUNDO!

Podría ser peor, podría invertir mi tiempo en lanzar papel de wáter usado por el balcón. Con el crochet (ay, suena como a bollería… Ponme un café con leche y un crochet de chocolate, porfins, camareri), siempre que alguien venga a verme y me haga parar de vez en cuando para que no muera de inanición, para que me duche y esas cosas que… Vaya, me he hecho popó encima. Necesito más vida social.

¿Sabes que estoy participando en una lectura conjunta de mi novela “Lúa” con un grupete muy majo de gente? Ellos se lo pasan muy bien, pero yo me estoy comiendo los puños porque van comentando a medida que van leyendo y por no desvelar la trama, me tengo que morder los puños. Con el de la izquierda ya voy por el codo…

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Cinéfilos y otros pervertidos

Es muy difícil hablar de cine con otra gente. Si sabes mucho, porque spoileas todo lo que tocas, y si sabes poco, porque te spoilean a ti. Yo soy muy cinéfila, pero desde que no hacen las pelis en beta… Lo más nuevo que tengo es los Cazafantasmas. ¿Cómo? ¿Que el Titanic al final se hunde? ¿Pero por qué se supone que tendría que saber eso, si yo no veo pelis de Di Caprio?

Hay cosas incomprensibles, como que todo el mundo dé por sentado que sé de qué van los diez mandamientos, pero no tengo por qué saber cuáles son las normas de la casa de la sidra (que, obviamente, será que no tires una pera dentro…). También se supone que tengo que ver porno, pero no sé quién leches es ese Sam y por qué le piden todo el rato que la vuelva a tocar… ¡Será que el tío es un portento! Tampoco me suena El Bosque, una peli que no triunfó mucho, evidentemente porque el bosque no está de moda. Ahora se lleva todo depilado.

Hay pelis que me apetece ver, como La Gran Evasión, sobre fraude fiscal y cómo sacar dinero del país en cómodas bolsas de basura, y El Señor de los Anillos, una biografía no autorizada de M.A. Barracus. Mira si da su vida de sí, que han hecho tres pelis sobre el asunto y una precuela: El Hobby, que se centra en su afición al bricolaje y a volcar coches. Qué vida tan interesante y llena de… ¿elfos? Bueno, veo que tuvo problemas con las drogas. Lo que no entiendo es qué pinta ese tal Sauron, un tío que debe de tener hemorroides porque se pasa el día hablando de su ojete…

En fin, mientras algunos siguen alucinando con las pelis en 3D, yo les recomiendo ir a la montaña, donde también van a ver árboles en 3D y, con suerte, un jabalí les hará vivir una experiencia 4D (una hostia en el espacio y en el tiempo que les llevará volando a la dimensión desconocida). Si al final, quien no ahorra es porque no quiere. Me voy al videoclub a ver si ha salido ya alguna novedad en beta, que se están retrasando ya un poco…

Últimas noticias: he pasado la segunda eliminatoria del concurso de Editorial Tagus con mi novela “Al otro lado de las llamas”. La siguiente fase solo la pasarán las 5 novelas más votadas, así que necesito medio milagrito para llegar (un milagro entero no hace falta, no estamos lavando los platos de Villa Abajo). Ya sabes que puedes votar una vez al día desde Facebook y bla, bla, bla… Pero ahora tienes que decírselo a TODO EL MUNDO. Al club de patchwork. A la secta de la esquina. A los cereales del desayuno.

Te recuerdo el link. Te recuerdo también que hace un frío que pela.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario