¿Puedo contar contigo?

¿Te imaginas que pudiera vivir de lo que escribo? Sería tan feliz que seguramente reventaría como un lemming. Me vas a ayudar un poquito, ¿verdad? Es muy fácil, sólo tienes que hablar maravillas del blog, de lo que has leído de novela y luego, cuando la publique, comprarla (sobre todo eso, no me dejan pagar las barras de pan con dinero del Monopoly. Ya lo probé y me dijeron que sólo aceptaban billetes de “Hotel”. ¡Y yo no tengo el “Hotel”!). Así podré dejar de trabajar en la cueva donde coso balones de Mike (sí, con M de mortadela, son así de cutres) de sol a sombra. Los dueños de la cueva son unos chungos, un día me adentré por las entrañas de la caverna y encontré un montón de huevos de alien esturreados en el suelo…

No te veo demasiado asustad@, creo que no me has entendido. Quiero decir que me encontré un montón de testículos de alien esturreados en el suelo. De esos aliens que abren la boca y aparte de tener un aliento que huele a sarcófago tienen otra cabeza dentro que se asoma y también abre la boca (¿no es un primor?). A mis jefes no se le puede toser (en todo caso tapándose uno la boca educadamente), sólo te diré que han desahuciado al mito de la caverna por no pagar el alquiler. Lo último que supe de él es que estaba buscando trabajo como leyenda urbana.

No todo es tan malo en el trabajo, cada seis horas me dejan ir al baño. A todos los trabajadores nos sustituyeron la vejiga urinaria por un balón Mike, ahora puedo aguantar hasta 12 horas sin hacer pis y, de paso, hacer unos chutes del páncreas al hígado. Te lo recomiendo, además si eres chica te dejarán sentar en el metro, porque parece que estés embarazada de 7 meses. Todo son ventajas.

Espero que te hayas compadecido de mí y hagas lo que te he pedido. Después de lo que te he contado, lo contrario sería no tener corazón y ser un poquitín mala gente. Piensa que yo ya me estoy preparando la carta de dimisión en “Mike: pelotas y “. Muy fina y educada, en mi línea. Empieza así: “Que os den por el jurjo, hijos de Belcebú” Es por si algún día he de volver con el rabo entre las piernas, no quiero cerrarme puertas…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ¿Por qué a mí? Diario de una escritora y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Puedo contar contigo?

  1. Blanca dijo:

    espero que este post no te haya costado la salud mental, como dices. Pero recuerda, la cordura está sobrevalorada, eso opino yo, aunque alguna de mis otras personalidades discrepan en este punto. !Tu calla Lorenita!!
    Lo malo de conseguir vivir de tu aficción, o tu talento, es que entonces se convierte en un trabajo.. puede que mejor, pero trabajo ,y tienes que buscarte otro hobbie, Pero me has dado una idea, voy a aficcionarme a la cria de lemmings, me parece bonito aunque quizá algo frustrante.

    • requefer dijo:

      Igual tienes razón pero prefiero tener un trabajo que se base en algo que me guste a, por ejemplo, recoger guano de las cornisas de los aeropuertos. Y mira que es un empleo que te da prestancia…
      Lo de la cría de lemmings está bien, pero si ves que les aparece un número encima de la cabeza, mal asunto. La cosa suele terminar igual que cuando metes un gremlim en el microondas, yo he metido unos cuantos y no logro encontrar ese punto en que salen calentitos pero no explotan dejándolo todo hecho unos zorros.
      ¡Recuerdos a Lorenita!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s