Empieza la cuenta atrás

Necesito conseguir un código ISBN para mi libro, ya me he hecho con un pasamontañas y un destornillador para conseguirlo. Esta noche asaltaré la tienda de ISBN’s y bagels y me haré con uno (un ISBN, se entiende. Iré cenada).

También quiero que la novela tenga una tapa impactante, hipnótica, chispeante, chuminera, efervescente, con aroma a pino (pino de árbol, no del que haces en el wáter cuando te llevas la Gaceta de Villagluglucito). A ver qué te parece esto: fondo negro como un gato negro en un pozo de petróleo, un desplegable playboy con la conejita del mes… Ay, no, eso es lo que está pensando el salido de mi vecino (ahora entiendo lo de la tapa chuminera). Vaya, si en lugar de pasarse tanto tiempo en el baño con la Playboy se arreglara un poco y dejara de hablar del Call of Duty a todas horas seguro que sus experiencias con las mujeres podrían pasar del papel satinado a un glorioso 3-D con babas y blondas. O tal vez no, es tan feo, el joputa… Bueno, a ver si nos centramos en el tema: fondo negro, unas llamas en primer plano y por detrás que se vea una cara en la penumbra, que sólo se distingan los ojos dorados. ¿Qué te parece? ¿O pongo sólo los ojos con las llamas dentro, en el iris? ¿Y si sólo pongo las llamas (¿no es un poco soso?)? ¿Y si pongo un molinillo de café, una peineta y un sugus? Eso sí sería impactante. Yo veo eso en la tapa de un libro y lo compro sólo para ver qué enfermedad mental tiene el escritor, que leyendo esas cosas se ven en seguida.

No sé, quiero algo sencillo y elegante, como los best-sellers. Mira la Biblia: fondo negro, letras doradas y una cruz inquietante que dice “ábreme, ábreme, si tienes narices” mientras aplasta una lata de cerveza entre sus hojas. Algo así. Los libros con tapas demasiado coloridas pueden provocar ataques de epilepsia (claro, que hay muchos libros que provocan ataques de narcolepsia y nadie dice nada. Cuántas muertes silenciadas por el gobierno…), así que a menos que quiera publicar un bestiario de Pokemon, paso de colorines.

¿Y por qué hablo ahora de todo esto? Porque el resultado del concurso al que presenté mi novela ya ha salido, y a pesar de que querían darme el primer premio y regalarme un viaje a Calatayud, lo he rechazado todo para publicarme yo misma. ¡No, no quiero vuestro dinero, ni vuestra fama, ni vuestra edición en papel infestado de termitas (hablo desde la serenidad y el amor al prójimo)! Dejadme sola, ahora sólo me apetece beberme un litro de absenta (a ver cómo me ab-sienta… Jo, hoy estoy de un humor sobaquero que espanta) y cortarme una oreja, como los grandes. En fin, tal y como esperaba no he ganado, así que soy libre como una grácil libélula para volar alegremente hasta que me estampe contra el parabrisas de algún coche. También grácilmente.

Estoy un poco nerviosilla con esto de publicar, para qué nos vamos a engañar, pero quien no se embarca, no se marea. Si todo sale más o menos bien tal vez me plantee una edición en papel, pero de momento no. No quiero terminar con toda la casa rebozada de ejemplares de “Al otro lado de las llamas” que me miren con reproche. Primero probaremos con formato e-book,  que como mucho puedo perder la dignidad, el amor propio y el respeto de mis amigos (aunque creo que eso ya lo perdí el año que me disfracé de langosta), nada importante y que no pueda comprar en cualquier bazar chino.

Tú me comprarás la novela, ¿verdad? (ahora es cuando tienes que decir que sí… NO OIGO NADA) ¿Qué precio te parecería razonable? Te lo pregunto en serio, la novela ocupa 660 páginas en formato DIN-A5, tiene dos partes y tiene incrustaciones de diamantes en los puntos de las íes átonas y bipolares. Sé sincer@. Con todas las respuestas que reciba haré una media, buscaré el baricentro y la bisectriz, 3 por culo 21, me llevo 2, y… Bah, no quiero engañarte, yo ya tengo decidido el precio (será baratito, que es e-book) pero me gustaría saber tu opinión. Aunque, claro, si empiezas a decir 5 céntimos, valorando los callos de las yemas de mis dedos en 0,5 cents el callo, pasaré de ti como de un pino (pino de wáter, no de los que te encuentras en el bosque, pineando).

Chim, póm (con esto doy por finalizado mi post de hoy).

¡Sigo sin oír nada!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ¿Por qué a mí? Diario de una escritora y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a Empieza la cuenta atrás

  1. Thonolan dijo:

    Para que engañarte, no he leido ninguna parte de tu novela pero he leido todas tus entradas del blog. Con eso me basta para saber que me gusta como escribes.
    Una pena que no ganaras el concurso, para mi que hubo tongo o los jueces no leyeron tu novela asustados por su gran tamaño.
    Un consejo para la portada para cuando puedas publicarla en papel, esta claro que el desplegable de playboy no funcionaria pero y si estuvieras tu en bolas?Mas de un despistado la compraria, tu vecino el primero, pensando en otras cosas y ese dinerico extra que te llevas.
    Bueno, se despide un seguidor de tus desnudos, ay perdon quiero decir de tu blog (en que estaria yo pensando).

    • requefer dijo:

      Claro, claro, Thonolan, en eso estaba yo pensando… ¿Tú lo haces? Quiero decir, ¿pones una foto tuya en bolas, no sé, en tu currículum cuando vas a buscar trabajo? ¿O cuando presentas el informe que te ha pedido tu jefe, también cuelas una foto tuya en tanga y con un látigo en la mano? Para dar más “empaque” al asunto…
      Yo, mejor lo dejo estar, si no tendré que asegurarme de que mi spray de pimienta no se quede sin carga nunca, no sea que me cruce con mi vecino el onanista profesional.
      Si se te ocurre otra idea luminosa del estilo, le haces una foto y la envías a Laponia. Allí les apetece mucho desnudarse.
      Por cierto, ¿que es eso de no leerse la novela? ¡Que no me entere yo! Bueno, si no quieres leerla, pase, pero cómprala cuando salga, ¿vale?

      • Thonolan dijo:

        Pues la verdad es que no lo habia pensado, pero en el proximo curriculum que entregue lo pondre, a ver que pasa, pues igual eso me suma puntos. Aunque tambien puede que me los baje, todo depende del gusto de cada uno, original si que seria.
        A Dios pongo por testigo que me leere tu novela, comprarla no se ya que tengo voy tan ajustado de pasta que cuando los mendigos que piden en la calle me ven las pintas siempre me dan una monedita y oye: el dinero dinero es

      • requefer dijo:

        Vaya, ahí llega mi primer piratilla… Qué le vamos a hacer, pero mientras lees mi novela pirateada y llena de virus recuerda que alguien se dejó las pestañas escribiéndola.
        Va, hombre, si va a estar casi regalada, seguro que te gastas más dinero en cosas que luego ni utilizas. Si te sientes más peligroso puedes pagármelo en un sobre, que ahora está muy de moda. 😉

  2. Gus dijo:

    ¿Pero tu novela no la vamos a leer “de gratis”? Yo pensaba que la ibas a publicar en el blog poco a poco hasta el final.
    No obstante estaré encantado de comprarla . . . y aunque entiendo lo razonable de empezar en formato e-book, yo esperaba tener una ejemplar firmado por la autora.

    • requefer dijo:

      Qué mala gente eres, Gus, que no me dejas intentar vivir de mi arte… La idea es ir poniendo un adelanto hasta que la publique, para que sepáis lo que os vais a encontrar.
      En formato e-book es complicado que te pueda firmar un ejemplar, pero si me traes tu e-reader siempre puedo ponerte una dedicatoria en la pantalla con un rotulador indeleble. Así seguro que te acuerdas de mí… y de toda mi familia.

  3. Seguro q le han dado el premio al hijo del hermano del amigo del juez, q tristemente este país funciona así. Que no te haga desistir una pizca.
    Respecto a la portada lo de las llamas en primer plano y la cara al fondo está chulo. La puedes poner con una pirueta en la boca y junto a un molinillo de café y juntas todas tus ideas 🙂

    • requefer dijo:

      Ah, tranquilo, no me hará desistir… Nada en el mundo puede hacerme desistir, sólo que un desconocido me diga: “Vanessa, dedícate al parchís”, eso no podría soportarlo.
      Con la tapa voy a seguir tu consejo, una tapa sobria con unas llamas, una cara comiendose una piruleta, un molinillo de café y, por darle un toque sobrio, un elefante en gallumbos.
      Sobrio y elegante.

  4. virgili_2 dijo:

    ¿Y los que no tenemos ni para un e-book barato?
    ¿En pdf?

  5. requefer dijo:

    Mira, igual hago un pequeño invento que te explicaré en breve y que te permitirá conseguir la novela en PDF. Ya te contaré… Oye, pero las gafas, las pones tú!!!

  6. virgili_2 dijo:

    Tengo en el PC un lector de PDF con lupa….. me estoy ahorrando las bifocales, por ahora.

    • requefer dijo:

      Si te sirve de consuelo, yo me leído y releído las 8 novelas que llevo hasta ahora en un notebook de pantalla abotijada y… ¡Se me ha curado el astigmatismo! ¡En serio! Es el paso previo a tener vista cansada pero, de momento, disfruto del proceso.
      ¡Un abrazo y que san Triburcio te cuide la vista!

  7. Candela dijo:

    Bueno, que sepas q yo pagaria por tu novela, no mucho, haznos precio de colega a los q te seguimos desde el blog o algo, pero estoy esperando ese formato ebook q llevas varios post prometiendo. De momento no voy a leer mas capitulos hasta q lo publiques (eso digo ahora, pero seguro que caigo) a mi me da igual.., pero tengo las uñas en muñones. Por cierto, soy Blanca, pero como hay otra blanca posteando por aki, paso a una de mis otras personalidaes, Lorenita no quiere hacer amigos, asi que.. recuerdos de Candela

    • requefer dijo:

      Ay, Candela, Candela… Aparentemente estoy repanchingada en mi sofá viéndolas venir, pero no. Esta tarde he quedado con un diseñador gráfico para que me diseñe la tapa de la novela, el viernes iré a registrar los cambios y correcciones que he ido haciendo los últimos lustros, ya he pedido el codigo ISBN y aún no me lo han dado… Como ves estoy más tareada que la abeja Maya, y todo esto lo hago fuera del trabajo, compaginándolo con otras cosillas que vengo escribiendo, el blog y cierta gente que últimamente me roba mucho tiempo en las redes sociales.
      Ahora me tomo mis pastillitas de colorines y salgo pitando, el objetivo es publicarlo antes de terminar el mes pero no todo depende de mí.
      ¿Tendrás un poquitín de paciencia? Te prometo un nuevo capítulo esta semana, para que “no lo leas”.
      ¡Un besote, guapa!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s