Cómo terminar una relación con elegancia

Lo conseguiste. Perseguiste al ser vivo de tus sueños y al final te lo llevaste al huerto. Lo malo es que después de un tiempo que puede oscilar entre los 5 minutos y los 30 años te das cuenta de que no, no es tu media naranja. ¡Mierda, ni siquiera es un cítrico! En fin, antes de tomar una decisión haz una lista de pros y contras de estar con esa persona. Por ejemplo:

Pros: próstata, Prosineki, prostaglandinas, “prosupuesto, caballero, faltaría plus”, proletario y proliflor.

Contras: deja migas de pan en la cama (salpican desde el comedor), has encontrado ropa interior suya (sucia no, lo siguiente) en los conductos del aire acondicionado y ha tratado de atacarte, te da codazos mientras duerme (no sería tan irritante si justo antes de sacudirte no se diera una palmada en el codo como un luchador de wrestling), ronca como un poposaurio…

Sí, los contras pesan más que los pros, y su culo pesa más que los contras, pero aún falta una pregunta clave: ¿Te da igual que tu hasta ahora pareja se refrote con otro/a/e/u? Porque, claro, tú pasas de su cara pero si no soportas que nadie más le toque un pelo, tenemos un problema. ¿Qué más te da, si tú vas a comenzar a vivir en esa orgía sin fin de la que presumen todos los solteros? Bueno, ahora que lo pienso, son los mismos solteros que están locos por tener pareja estable… Igual cuando dicen orgía quieren decir orinal.

Tú dices que te da igual que se busque la vida con un(a) perroflauta, fantástico (entonces haz el favor de descoserle el cascabel de los genitales, ok?), ha llegado el momento de finiquitar la relación. Esto es algo que no hay que hacer a la ligera, hay que elegir cuidadosamente el momento, el timing, la luz… Por ejemplo, mientras tu pareja está encerrada en el baño (se oye “nyiiiiii!” al otro lado de la puerta, debe de estar cortándose los mejillones podales o dando a luz un alien) sería considerado un momento a traición, indigno, inmoral e hijoputesco. Es ideal.

Pero si lo que quieres es darle la oportunidad de dialogar (dialogar está sobrevalorado, aviso), tú te lo has buscado. Y si además se huele que vas a cortar puede estar esperándote con una retahíla de argumentos para seguir juntos. La retahíla de argumentos se reducen a que tú haces la tortilla de patatas mejor que él o ella y te NECESITA, pero no lo va a reconocer, y como la alimaña tiene labia puedes continuar atrapad@ en la relación como mínimo 10 minutos más. Hay insectos que nacen, crecen, se reproducen y mueren en menos tiempo.

Para mí, lo mejor es lanzar un mensaje claro e inequívoco pero con tacto, tipo: “Han pasado los efectos de la droga que sin duda me has estado administrando, saparro del averno, porque no comprendo cómo he tenido estómago para aguantarte todo este tiempo. He llamado a tu madre pero cuando le he dicho que ibas a volver a su casa ha fingido que estaba llamando a un restaurante chino. Al final ha negado tener parentesco alguno contigo, dice que ella no te ha perpetrado, que no piensa acogerte en su casa y que, en todo caso, te devuelva al mar. En la maleta he metido tu traje de neopreno arriba de todo por si lo necesitas. Arrevoire, que dijo Voltaire.”

Si después de esto todavía intenta hacerte cambiar de idea es que en una escala de posibilidades de recolocarse, del 1 al 10 tiene un -50 (la droga era de las buenas, ¿no?). Lo más fácil, sin embargo, es que arremeta contra ti con el típico “y tú más”, “pues tú peor”, “ñiñiñí”, etc. Dale la razón en todo mientras le pones una mano en el hombro para acompañarle/a/u a la puerta. Si se resiste, llave Nelson y luego l@ barres con cariño hasta la calle.

Y así es como puedes terminar con una relación de forma elegante y amistosa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ¿Por qué a mí? Diario de una escritora y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Cómo terminar una relación con elegancia

  1. Álvaro dijo:

    jajajajajaja, ea!, sí señora, así se habla, Vanessa jajajajajaja, y como le de por volver una nueve milímetros de chocolate y listo, no, sin churros je!!

    Pero te has olvidado de los profiteroles dentro de los pro, y pro supuesto de los proscritos, aunque los tigretones también estaban bien ricos jejejejeje.

    Gracias, salá, que me has hecho reír y eso no tié precio!!!

    Un abrazo grande!!

    • requefer dijo:

      Es verdad, con tantos pros igual no tenía ni por qué cortar… 😉
      Me ha costado varios segundos pillar lo de los proscritos: Regalos y prastelitos. Me encantan, pero yo soy más de Panteras Rosa (más naturales, sin colorantes ni conservantes…)

  2. Alberto dijo:

    Que claridad, y elegancia!

    Se leía venir colega mia (biologa)..

    Solo por matizar, te falto Prosimio! que ‘just for the record’ le venía muy ad oc..

    Saludos! Y felicitaciones por el libro ( y por la elegancia…) jaj.

    • requefer dijo:

      Hola Alberto!
      Sí, la verdad es que me he dejado algún pro, pero es que si hubiera puesto Prosimio hubiera sido imposible cortar, es un pro demasiado importante 😉
      Saludito de vuelta!!

  3. ¡”Pro favor”, me parto la caja! Llevo algún tiempo ya siguiendo el blog, así que ya ese hora de que pase mi vista por la novela. Ya comentaré los pros y los contras… Bueno vale, solo los pros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s