La alergia de la huerta

¡Qué bien, ya llega el buen tiempo! Los días se alargan (el dinero para gastar, no), las plantas se llenan de flores (menos las de mi balcón, que están en la UCI), los locos se ponen camisas de fuerza de manga corta… ¿De qué te ríes? ¡El otro día me crucé con Darth Vader y no veas lo contento que iba con su camisa de fuerza de tirantes! Todo se ve de colores más vivos, sobre todo cuando me quito estos jerséis de cuello alto que me cortan la circulación en la cabeza.
Todo son ventajas… ¿Todo? De repente una nube de bolitas blancas inunda el aire, mi moño audreyhepburiense, mis fosas nasales, mis ojos… Qué romántico, pensarás, es como los cerezos en flor… Y un churro mañanero, ¿a que te muerdo un ojo? No sé cómo será la ciudad donde vives, pero Barcelona tiene una bomba de relojería que explota cada primavera: los plátanos. Si te estás imaginando fruterías repletas de plátanos de los que se comen explotando como si esto fuera Beirut o Donkey Kong, olvídalo. Son unos árboles que se llaman plátanos para engañar al transeúnte, que termina clavándole los dientes a un árbol que ni se pela (ya se ha intentado), ni se come (ya se ha intentado), ni ná (se han intentado otras cosas que no mencionaré porque escribo en horario protegido). Igual se llama así por las motitas…
Los plátanos, que permanecen silenciosos y elegantes el resto del año, en primavera dicen “¡aquí me cago yo, you bastards!” y sueltan estas bolas blancas que flotan y bailotean ante los ojos llorosos de los alérgicos. Algunas pasan ante ti haciendo la peineta y todo, las desgraciadas. Total, que ya tienes a 3 cuartas partes de la población moqueando, llorando de felicidad primaveral. Es como una boda… La otra cuarta parte ha emigrado a lugares más benévolos, como la caldera de un volcán, por ejemplo.
Ah, pero lo de las bolillas blancas vale la pena, porque luego el plátano da un fruto que es como una pelotilla que ni se come ni sirve para nada, pero decora el suelo, cosa fina. Lo deja como si hubiera pasado un millón de ovejas gigantes abonando las aceras. No hace falta que te diga más, ¿verdad? ¿Quién crees que inventó los M&M’s? …Por la cara que pones parece que no lo has pillado, deja de asentir como una tortuga de coche.

Viniendo totalmente a colación, ¿has visto la página de “Al otro lado de las llamas” en Amazon.es? ¡¡Ya tiene 8 valoraciones, todas de 5 estrellas!!!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ¿Por qué a mí? Diario de una escritora y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La alergia de la huerta

  1. Fotitos del plátano y de Darth Vader, que aquí no los conocemos!

    • requefer dijo:

      Ok, he puesto links a unas fotos para que veas… Pero lo de Darth Vader… ¿Cómo puedes no conocer al malote de la Guerra de las Galaxias? ¿Al que se pasó al lado oscuro de la fuerza, al que lleva un orinal negro en la cabeza? Vaaaa me estás tomando el pelo 😉

  2. yo quiero el Darth veraniego…a propósito, escuchaste ese chiste que dice:

    El hijo de Darth Vader no quiere tomar su sopa:
    – Toma la sopa.
    – No quiero!
    – Toma la sopa!
    – No quiero!
    – Toma la sopa. No me obligues a usar la fuerza.
    :/

    • requefer dijo:

      Darth Vader no se deja hacer fotos ligero de ropa, se ve que tiene un eczema o algo…
      La carita que pones al final del chiste me indica que no te has esforzado al máximo con el gag, vamos a tener que trabajar un poco más para el próximo 😛
      Que noooooo, que está graciosoooooo!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s