No es moflete para besos

No hay nada como el amor hacia un hijo. Vaya… Te dan esos impulsos irresistibles que te llevan a coger a tu pequeño congrio, estrujarlo, pellizcarle los mofletes, darle besos abueloides, de esos que pueden dejarte sordo si te los dan en la oreja y te dejan la mejilla como si te hubieran pasado la bayeta sucia de la cocina (no se sabe por qué siempre está inquietantemente mojada…), gritarle lo guapo y lo listo que es, que ya ha aprendido a hacerte la peineta y todo.

Mi hija se incomoda ante estos arrebatos que me dan delante de sus amiguitos del parque. No sabe hablar todavía (tiene 20 meses) pero me lo dice con la mirada: “Jo, mamá, se van a pensar que soy una cría… Yo que les he dicho que trabajo en Ernst&Young.”

Lo sé, lo sé, la avergüenzo, pero no puedo evitarlo. No sé que me pasa, yo estoy normal, con los niveles hormonales en nivel “sé agua”, sentada en el banco. Entonces la veo subir solita al tobogán y de pronto es como si alguien hubiera pulsado un botón y me pongo en modo “royal family”, me lleno de orgullo y satisfacción. Como una bota. Sí, esa que mueve el pañal como un junco cimbreante, con esa elegancia natural, ese garbo, ese… Uy, se ha caído de culo… Bueno, esa es mi hija.

Y sí, me levanto de un salto como si el banco fuera de pirañas, corro hacia ella haciendo aspavientos con las manos, la atrapo mientras la pobre intenta inútilmente huir de mí (mira cómo clava sus uñitas en la tierra… ¿no es adorable?), y le hago un peeling en el carrillo, a achucho, la babeo. Qué vergüenza, con lo que yo he sido… No sé, no puedo evitarlo, tengo que demostrarle que puedo hacer una subnormalidad tan profunda como mi amor por ella.

Esto no puede acabar bien, un día se levantará, me mirará a los ojos y dirá su primera frase coherente: “Mamá, eres un fardo.” Y me hará una peineta (qué bien le salen, a la jodía). Y se tirará un pedo. Y se irá succionando su chupete como una indignada del 15-M.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ¿Por qué a mí? Diario de una escritora y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a No es moflete para besos

  1. Catalina dijo:

    Cuanta ternura, y sobre todo, que real!!!

  2. Yo MadHatter dijo:

    Jé, la mía, que cumple el 11 6 añitos, ha optado por el silencio….
    No cuenta nada, así que no se le puede reprochar nada………….
    Es una tumba…..
    ¡Temo la adolescencia!

    Así que: No la agobies, déjala que NECESITE contarte cosas.

  3. Candela dijo:

    Es dificil resistirse a un ataque de adorabilidad infantil. Te recomiendo terapia de choque. La ventana de mi cuarto da al patio de un colegio de primaria. Cuando quieras te invito ,y pruebas a dormir con sus tiernas vocecitas chillonas perforandote los timpanos a increibles decibelios. (¿Como lo hacen, la genética a avanzado tanto que ya hibridan grupos escolares con bandadas de loros africanos?)Se te quitan las ganas de achuchar, de dormir y de vivir en general…jaja

    • requefer dijo:

      Jajaja!!! Qué grande, Candela. Bueno, en mi caso debo decir que sólo me dan estos accesos pegajosos con mi niña. Si vieras cómo grita cuando se enfada, como una soprano. Más mona… A los demás habría que ponerles esparadrapo en la boca, en mi opinión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s