De cómo la ropa te salva el culo

Hoy quiero hablar de la ropa de contención, gran desconocida y salvadora de vidas sociales. Me explico: hay hombres que los tienes parados al lado y lo único que te llega es un leve aroma a Nenuco. Perfecto, ¿no? Está limpito, huele bien… Llevar Nenuco es signo de una gran personalidad y espíritu joven… ¡No te dejes engañar! De repente se quitan la chaqueta/camisa/tutú y te golpea un tufarraco a sarcófago con overbooking que tira de espaldas. Increíblemente la ropa mantenía el olor encerrado entre la piel y la tela (es un microclima estéril, las bacterias que no han podido huir yacen muertas, las uñitas clavadas en la camisa) como si tuvieran un conjuro harrypottesco.

Igual piensas “¿por qué habla sólo de hombres? ¿Es que no hay mujeres que huelen a eau de Walking Dead bajo las blondas?” Seguramente eres un hombre si piensas eso y te diré estás siguiendo la misma línea de pensamiento que muchos filósofos que jamás llegaron a reproducirse. Sé comprensivo con los dulces aromas femeninos, que son fruto de mucho esfuerzo por no caerse de los tacones. Y tampoco es tan grave, chico…

A lo que iba, no sé qué cuesta esa ropa mágica pero todo me parece barato, y creo que debería aplicarse esta tecnología de contención de lo horrendo a los calcetines, que no sólo no retienen la gruyerada si no que la amplifican hasta que buscas al flautista de Hamelin en las páginas amarillas.

Fabricantes de ropa, si no os habíais dado cuenta de las fantásticas propiedades de ALGUNAS de vuestras prendas, hago un llamamiento para que investiguéis y deis con el componente confinador de pestes para aplicarlo a todo. ¿Será algún tipo de caucho? ¿Seda de gusano mutante? ¿Pelo de ballena (sí, sí, ya sé que no tienen pelo, pero es porque se afeitan. Hazme caso, que soy bióloga. ¡He dicho que chssst!)?

Si no tienes ropa con estas propiedades puedes probar a ducharte más a menudo. Cada 10 minutos, o así.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ¿Por qué a mí? Diario de una escritora y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a De cómo la ropa te salva el culo

  1. rafa dijo:

    h sucumbido lo se, un zumbido metalico me atraviesa la carne, al borde de un acantilado quiero caer finalmente, abro los brazos y todo es calor, arriba el océano sobre mi cabeza destilando espuma, bajo mis pies flotan nubes de sangre, abro la boca y no sale sonido alguno, los gritos salen del barro, ahora k se k m estoy deshaciendo se que estaba vivo…

    una gota, una explosion, y de repente el silencio, cristales de azucar clavados en las muñecas…. es su rendicion pero por fin ya no esta solo….
    solo se ven dos huellas, solo dos…
    solo se ven dos sombras, solo dos
    los caminantes arrugan el papel con sus pasos
    al pararse todas las tormentas del mundo rompen el agua
    al pararse todos los oceanos del mundo salen despedidos
    los caminantes arrugan el papel con sus pasos
    ya solo se oye su ausencia, ya solo se oye su olvido…

    al cruzar, olor de paz, frutos y espinas se hacen a un lado
    dejen pasar al inocente, dejenlo pasar¡¡
    flotando sobre el barro ya no pueden los pies desnudos sostener tanta pena
    viene de siglos de noche, viene de una eternidad ensordecedora
    ya esta entrando al sol, ya esta dentro… y es cuando los ojos llenos de hielo, cuando la escarcha de sus labios tintinea, cuando lo llega a susurrar:
    no fue la muerte mi caida, lo fue el silencio, lo fue su huida¡¡

    enterrado en nubes, se levanta mientras la piel vuelve a cerrarse, la memoria le dejo un gran regalo, mientras los niños sonrien su luz, vuelve a a saber que el ya no es de mercurio

    un latido, un golpe de sangre en la mesa, un gong, un estallido de agua, una herida k rezuma vino, una grieta k destila miel, un labio k vuelve a abrirse y proclama su victoria

    oyendo la madera vuelvo a abrazarme al agua, y vuelvo a abrir los ojos sabiendo k no t has ido
    escalofrio sobre espuma, derrotado con las rodillas hundidas, se que ahora puedo cerrar los ojos mientras m cubre el cielo hasta ahogarme

    ardiendo en tus labios, llamas de agua, es al recorrerte k se que eres tu
    empapado de fuego cierro los ojos para poder ver la luz
    abro las manos, arqueo la espalda, donde empieza el dolor se m escapa el aliento
    ardiendo en tus senos, llamas de leche, es al besarme k se que eres tu

    la boca llena de hormigas, las manos apretadas….
    la piel como tierra seca, los dedos en llamas
    cuando el niño empezo a lamerlo las nubes ya eran escarcha
    cuando empezo a llover miel, el resto de niños ya lo habían devorado

    una copa llena de estrellas, y sobre la mesa rios de plata
    las sillas tiradas… para cuando entro el aire
    los ojos ya eran perlas sin brillo….

    un arbol de cristal da sombra a los niños desnudos
    el rio de arena les moja los pies mientras empiezan a despertarse
    la madre les besa mientras derrama sobre ellos miel y vino
    solo uno atreve a preguntarle: madre es hoy cuando saldremos de ti?
    …empieza la carne a desgarrarse…..

    los pezones son de ambar y se deshacen en dos lenguas de fuego
    la carne abierta deja pasar la lluvia que quema a su paso
    cuando él la libera de las cuerdas de mercurio, la cabeza de ella ya solo es nube
    ya solo es sombra y olor a madera….y es entonces cuando abre los ojos de sal
    el silencio contiene piedras, todas manchadas, todas humedas
    campanas de papel atronando hasta reventar a los culpables

    la pistola de papel disparaba balas de azucar
    sentado en el arbol el niño sin lengua encendía las ramas con la rabia
    ya nadie recordaba k fue del ángel con pelo de mercurio
    firmada la paz de los traidores, todos los labios se cosieron con hilo de fusil
    las madres que aun podian sangrar tragaban sus vomitos para no ver a sus nuevos bastardos reir con los dientes llenos de ignominia y hiel

    sonreian las piedras, sonreia la hierba, por fin se marcharon las lluvias de sangre, por fin se marcharon las nubes de espinas
    los niños salian de las madrigueras escupiendo la arena, las madres salian de los pozos escupiendo la sal, los padres erguidos lloraban lagrimas de aire
    venian de siglos de rabia y las campanas caian contra el suelo de ceniza
    eres tu quien los levanta? eres tu quien los ha levantado?
    por fin….la vieja ballena varada abre por ultima vez la boca: empiezan a salir arrastrandose, todos los huesos truncados, mas cerca de la arcilla que de la carne, los prisioneros hacen el ruido de mil gusanos
    por fin….el mas anciano puede dejarse caer, empieza a vaciarse por dentro, ya nada le es suyo, la piel gotea sobre la arena y cuando el ultimo aliento agita las hojas… solo entonces empieza a romperse el silencio
    todos los arboles gritan hasta partirse por dentro…

    la princesa desnuda humedece sus dedos y los entierra en la madera
    las almenas abatidas, las murallas destruidas, el foso atestado de sangre
    los ojos del principe ya son solo gelatina sobre el estandarte
    el cuerpo del rey sigue moviendose mientras arde
    los caballos ya tiran de la reina, cada uno en una direccion aun se oye el crujido
    la princesa desnuda humedece sus pechos en miel y los entierra en acero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s