Experimentos amazónicos

Hoy me he estado entreteniendo en amazon.es haciendo búsquedas de ebooks. Sí, a ver en qué posición sale “Al otro lado de las llamas”, ¿tienes algún problema? Cada uno se entretiene como quiere, ¿es que tú nunca te has medido ninguna parte de tu cuerpo con un metro mientras te la enfocabas con un espejo desde todos los ángulos? Pues ya está… Yo tampoco.

En fin, a lo que iba, que he obtenido unos resultados ALUCINANTES!! ¿Sabes cuánto me mide el…? Ay, ya estoy mezclando temas, olvida lo que acabo de decir. Decía que he hecho varias búsquedas de ebooks por géneros (en fantasía, aventura y recetas sin gluten), ordenados por valoración de los clientes (de mejor a peor, se entiende). “Al otro lado de las llamas” salía en el top 10 (de hecho, en el top 3 en “fantasía”).

Pero al final he dicho, ¡a tomar por el jurjo, vamos a mirar TODOS los ebooks de TODOS los géneros ordenados por valoración! Y entonces se apagó el ordenador, el router comenzó a arder y… Al otro lado de las llamas un mosquito me miraba con sus ojitos facetados aterrados. El mismo mosquito fetichista que me ha dejado los pies como un Ferrero Roché…

El caso es que sin perder un minuto asalté la casa de mi vecino, le arranqué el portátil de las entrañas (bueno, igual era un marcapasos, pero tenía conexión wi-fi), me conecté a internet y repetí la búsqueda. Mientras mi vecino agonizaba en el suelo el resultado llegó a mis ojos como una bofetada: de 2.295.930 ebooks, “Al otro lado de las llamas” sale en la posición 23 (la primera vez que lo miré era la 21 pero alguien se me ha adelantado).

¡Dioooooos qué felicidad! Tuve que asaltar el botiquín del vecino, que en paz descanse, y tomarme un par de pastillas rosa para dejar de ver doble. En realidad dejé de ver cualquier cosa… Desperté en el hospital, me habían hecho un lavado de estómago y me habían puesto un ambientador de pino en la campanilla. Al poco entró una enfermera que me regañó por tomarme pastillas sin saber qué eran y por abrir en canal a mi vecino.

Ahora me toca cuidarme, relajarme, ir al entierro del vecino (malditas convenciones sociales…) y disfrutar de este momento amazónico mientras respiro este aire con aroma a pino que inunda la ciudad últimamente.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Experimentos amazónicos

  1. Catalina dijo:

    Molt bo, he rigut amb ganes. la teva imaginació em sorprèn cada dia.

  2. mariatakones dijo:

    Jajajajaj,aparte de todo lo que me he reído con esta entrada,debo decirte que tu libro no está en un puesto que no se merezca. Es fantástico! Y no me refiero al género.

  3. Felicidades loca! Te lo has ganado a pulso y sudor. Sigue echando músculo, que así la próxima vez podrás cargarte al vecino de un sólo golpe y acceder antes al ordenador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s