He metido la pata… en una calabaza

Hoy puedes reírte de mí todo lo que quieras. ¡Sí, sí, ríete a gusto, no te cortes! Después de darle vueltas al asunto como un cubo de Rubik en la lavadora he conseguido tirar adelante lo de la novela en papel. Amazon ha abierto una boca como un buzón y se lo ha tragado enterito. ¡Biennnnn!

Pues no…

Porque en el penúltimo paso dice que mire un ejemplar de prueba. Lo he mirado con un simulador muy majo donde podía girarlo y todo, se veía bien la tapa, se veían bien las páginas, se veían bien las termitas… Pero no contenta con eso he pedido un ejemplar de verdad. De ladrillo. Porque quiero ver si huele a pino como he pedido en repetidas ocasiones. Porque quiero saber si el tacto del papel es apto para limpiarme el arco de Trajano en caso de necesidad (todos sabemos que los libros son nuestro fiel amigo en el wáter) Porque quiero ver el poster desplegable de las páginas centrales en el que sale un ratón de campo DESNUDO. ¡Porque yo lo valgo, leñe!

Pues nada, el ejemplar no me llegará hasta mediados de diciembre, y como es el de prueba, hasta que no me llegue y compruebe que está todo bien (que síiiii, que está todo biennnnnn. ¡Pesaos!) no me dejan sacarlo al mercado. ¡Sapristi! Me dan ganas de echarme a llorar pero en lugar de eso voy a comerme un boniato asado, que ejtá máj güeno.

Por cierto, no sé si os dais cuenta de que nos están colando Halloween como si no fuera una americanada metida con calzador. Aquí se celebra la castañada de toda la vida, y soy una firme defensora de las tradiciones de mi tierra. Las castañitas, los boniatos, el moscatel, la deconstrucción de caviar con falsa langosta con reducción Pedro Ximénez… Por eso me paseo con la escopeta y le pego un par de perdigonazos a cualquiera que veo disfrazado de vampiro, de esqueleto, etc. A los que tienen ojeras también, por si acaso. En fin, te dejo, que me voy al McDonalds a comerme la tradicional Happy Crispy Burger de los miércoles.

Por cierto, cuando dije que podías reírte de mí MENTÍ. Que sepas que he tomado nota de todos los que os habéis reído a mi costa y puede que hoy no pase nada, ni tampoco mañana… Pero un día os levantaréis y no sabréis cómo ni por qué os habréis hecho viejos. Sí, habré sido yo.

Si es la primera vez que entras en este blog y te estás preguntando de qué va esto, es que he publicado una novela, se llama “Al otro lado de las llamas” y seguro que te gusta. Puedes echarle un vistazo, leer críticas, echarte una siesta y conseguirla toda para ti azotando aquí con el ratón. ¡¡Pero sin piedad, métele fuerte!!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ¿Por qué a mí? Diario de una escritora y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s