Urgente: Necesito innovar.

Sé que escondida detrás de la pantalla doy una imagen de éxito, de felicidad extrema y de olor a desodorante las 24 horas. Pues bien, hoy se te va a caer el mito al suelo. Prepara escoba y pala para barrer los restos…

Hoy he tenido la enésima presentación de “Al otro lado de las llamas” (no sé ni por qué lo digo, llevas semanas teniendo pesadillas con ello porque no hablo de otra cosa). Hasta ahora todo eran alfombras rojas, gente arremolinándose detrás de vallas electrificadas (pero con cariño, eh?) y lectores que me quitaban los libros de las manos. Pero hoy, no.

¿Y qué ha pasado? Pues que una tiene muchos amigos, amigos de amigos y mascotas de amigos de amigos, pero todo se acaba en esta vida. Pues bien, a pesar de mi increíble sex-appeal, de la difusión que ha hecho el Ateneo del Clot, etc, etc… Al final éramos cuatro gatos. Y no había Whiskas.

En fin, parece que presentarme con el traje completo de antidisturbios por si tenía problemas para controlar las masas ha sido un pelín excesivo. Esto es un toque de atención que solo puede decir que:

  1. Las presentaciones a partir de ahora podrían ser un poquete menos concurridas, ya que dependo de la curiosidad y la predisposición para dejarse engañar (pero pa’qué digo eso???) de gente que no me conoce personalmente. Las excelentes críticas de la novela (ves? Ahí he estado fina, y además es verdura de la buena) y mis dotes de public relations ayudan pero cuesta arrancar a la gente de la pantalla cuando están dando el Sálvame.
  2. Tengo que reinventarme y buscar otras formas de darme a conocer, a saber: saliendo en la página de sucesos del periódico (es lo más sencillo y, sin embargo, el estilo Puerto Hurraco podría distraerte del libro), haciendo apariciones estelares en la tele, en la radio, en el tam-tam… Bueno, como si fuera tan fácil salir por la tele sin perder la dignidad (sobre todo tratándose de mí, que no puedo estar ni 5 minutos sin soltar la parida padre).

Resumiendo: si sabes alguna forma en que pueda promocionar “Al otro lado de las llamas”, dímelo, maldit… Digo, ejem… Serías tan amable de decírmelo?

Y en las próximas presentaciones, podrás hacer difusión e intimidación para que asistan tus amigos? Asumo que tú vendrás porque ahora mismo me estoy arrastrando por el barro (bueno, concretamente una mano… por la tierra de la maceta, que acabo de regarla… Pero lo que cuenta es la intención).

Por cierto, consulta aquí para ver los nuevos puntos de venta de “Al otro lado de las llamas”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s