Al cine con un creeter

Antes de comenzar quiero recomendarte encarecidamente que no vayas al cine con un congrio de 3 años. Técnicamente hemos ido a ver “Cómo entrenar a tu dragón 2” pero yo solo he visto “Com tren a drg” Es todo lo que he podido ver, el resto de la peli me la he pasado persiguiendo a un creeter atiborrado de palomitas por toda la sala.

Dicho esto te voy a poner un poco al día de cómo avanza mi noveluska “Al otro lado de las llamas” de la que, por cierto, me han dejado una nueva crítica de 5 estrellas en Amazon. Mucha estrella, mucha estrella, pero todavía no sé si el libro avanza hacia el estrellato o se va a estrellar… Lo cierto es que los lectores en agosto desaparecen como brócoli en oferta y las ventas boquean moribundas cual pececillo suicida en el suelo de la cocina.

Se nota que estoy de buen humor, ¿eh? Todavía estoy centolla con lo del cine (sí, hombre, de “rayos y centollas”).

Yo, de momento, me he cortado el pelo, que siempre ayuda, y ahora tengo un look de “escoge cuidadosamente las palabras porque el aire que respiro es más listo que el tuyo”. A final de mes cogeré vacaciones y me iré lejos, muy lejos, más allá del arco iris, donde nadie hable mi idioma ni me reconozca como miembro de su especie, y me comeré tranquilamente un huevo duro. Porque es lo que se hace en vacaciones.

Cuando vuelva quiero retomar con fuerza la promoción de mi libro. Voy a contactar con algún medio de comunicación (un medio o un cuarto, lo que sea), voy a intentar colarme en algún guateque literario, me disfrazaré de Paco Umbral… Lo típico. Ah, y mientras me entretengo repasando mi segunda novela, que me tiene loca. ¿Y si no está a la altura de la primera? ¿Y si decepciona? ¿Y si se tira un pedo?

Al final, mira, es lo que hay, una historia ambientada en el mismo mundo que “Al otro lado de las llamas” pero 2.000 años antes. ¿Por qué? Bueno, todo tiene su explicación, ya lo verás… ¿Va a salir Kendra? Voy a dejar que lo deduzcas en la soledad del wáter mientras juegas al Candy Crush.

Por cierto, ama mi libro vaporosamente.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Al otro lado de las llamas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Al cine con un creeter

  1. Dourden dijo:

    Joooo, yo quiero saber más sobre las aventuras del creeter en el cine! Hizo amigos? Amigas? Tiró alguna cocacola de algún pobre padre despistao (no el suyo propio, of course)? Te electrocutó al ser atrapado (todos sabemos que los congrios generan electricidad… o eran las anguilas?). Quiero maaaas! 😀

    • requefer dijo:

      Es una experiencia que estoy tratando de olvidar por consejo de mi psiquiatra pero, resumiendo, estuvo media peli corriendo de punta a punta de la sala por el pasillo entre las butacas, se paraba a tocar las luces del suelo, saludaba a la gente y gritaba “mama” señalandome para que no pudiera hacer ver que no la conocía. Se acabó el cine, he dicho!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s