Cambiando el pasado

Os pido disculpas por no haber colgado el post ayer, era mi cumpleaños y me pasé todo el día frente al espejo decidiendo dónde leches iba a ponerme mi nueva arruga. Al lío.

¿Te imaginas poder viajar al pasado y dejar algo del futuro, una tecnología, un conocimiento… que cambiara el curso de la historia? ¡¡Piénsalo, la cosa más tonta podría afectar toda la línea temporal de forma que Marty McFly solo pudiera regresar a la escuela para adultos!! Pongamos un ejemplo: ahora mismo cojo lo primero que pille y lo lanzo en medio del paleolítico. Oig, unos tampones.

¿Cuánto tiempo pueden tardar en comprender la utilidad de esta pequeña maravilla? En cuanto las mujeres cavernícolas se den cuenta de que pueden montar a caballo, nadar en la piscina y llevar una piel blanca en el culo sin temor a mancharse van a FLIPAR. A ver… se acerca alguien… Un hombre se acerca a la caja y la huele. ¡Nene, que están sin usar, no seas guarreras!

Abre la caja (bueno, la desintegra con esas manazas llenas de dedos que tiene), coge un tampón, lo examina con la minuciosidad de un científico… Sí, parece que hemos dado con un individuo inteligente… Vaya, los dedos están llenos de uñas que se hunden en el tampón como si fuera una de esas mierdecillas blancas que los americanos queman en el fuego.

El papichulo huele otra vez el brillante invento que va a mejorar la vida de millones de mujeres dentro de unos añitos, lo chupa y pone esa cara de (diosssss…) “en peores plazas he toreado”. Y le pega un bocado (¿¡¿¡¿a que será americano?!?!?!). Como si fuera una chocolatina. Se chupa las uñas que, por cierto, están llenas de caca negra y aromática. No vamos bien, peludín, estoy por acercarme y darte un par de guantazos pero entonces veo brillar tu inteligencia en el fondo de tus ojos, con esa luz tenue de la luciérnaga que podría esforzarse más pero no le sale del culo.

El peludín coge otro tampón y… Oh, cielos, la idea es buena, pero no está apuntando al orificio adecuado. ¡Por ahí no, alma de sílex, es para las damas! Demasiado tarde, toda la historia ha cambiado… y te vas a reír, jajajjjj… (no sé si te das cuenta, pero no me río) ¡No adivinarás cómo se cortan ahora las diarreas!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s