Déjate de películas

Los libros y las películas nos están fastidiando nuestra vida sentimental. Y no me refiero a que nos quedamos viendo la caja tonta en lugar de estar dándole marcha a nuestra pareja. Son las expectativas. Y es que nos pintan unas relaciones donde él siempre tiene aliento de hierbabuena, y ella se despierta peinada y maquillada para una boda…

Que no, que por la mañana está prohibido hablar mirando a tu pareja, ¡que la dejas rubia con ese aliento! Y te levantas con una presa de castor en la cabeza, que se ve que los pelos están estudiando arte moderno y practican por la noche. El maquillaje… Si no te lo has quitado la noche anterior, aparte de que has dejado tu cara impresa en la almohada, parece que vas a hacer una misión de infiltración en el Call of Duty.

Y qué perfecto es todo… Películas como “Braindead: tu madre se ha comido a mi perro” (¿me estoy confundiendo de peli?) hacen que las mujeres esperemos ese príncipe azul , modelo de calzoncillos en los ratos libres, que se ha vuelto un poco huraño por una relación anterior que fue muy mal y nos deja curar sus heridas y mimarlo como si fuera un oso de peluche. Él a cambio, nos lleva el desayuno a la cama, cocina, es ingenioso, nos sorprende con citas inverosímiles, carísimas y románticas, y es coautor del Kamasutra.

Casi nada.

Vamos a ver, eso no existe, y si existe no va a venirse con la mujer real, una peoncilla que apenas levanta palmo y medio del suelo. Las tiparracas de las pelis son clarísimamente alienígenas mal disfrazados. Porque, y esto va para los hombres, no va a venir una especie de diosa del Olimpo envuelta en sedas transparentes, divertida, simpática, amante del fútbol, amita de su casa, rica heredera, complaciente y contorsionista de circo… He perdido el hilo… Ah, sí, que no va a venir a suplicaros sexo oral, ¿estáis locos?

Más vale que nos olvidemos todos de esas relaciones perfectas de los libros (donde, por cierto, el sexo siempre es perfecto, maravilloso y los dos se funden en uno en medio de un torbellino de placer, ¿qué mierda es esa?), os lo digo porque yo también escribo y ME LO INVENTO TODO. Volvamos al mundo real y… recordad que desayunar en la cama suele terminar con el colchón lleno de migas y el café con leche en la sábana.

Hala, por si quieres seguir engañándote, aquí tienes los primeros capítulos de “Lúa“.

Y, por supuesto, “Al otro lado de las llamas“, paradigma del tío perfecto que hace magia, lo más normal del mundo!!!!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s