Alimenta tu alma

Últimamente me ha dado por cuidarme: como todos los días varias veces, no paro de respirar, me mantengo fuera del alcance de los niños… La inversión en cremas, potingues y masilla rellenadora de arrugas está dando un resultado asombroso: me estoy quedando sin ahorros. Probablemente muera de hambre antes de que las patas de gallo se adueñen de mi jeto, así que tengo que reconocer que el tratamiento funciona.

Sí, soy feliz y estoy dispuesta a cometer un genocidio de perdices para demostrarlo pero… Algo se interpone en mi felicidad, y no es el tratamiento con mosquitos tigre que me he hecho (donde te pica el mosquito tigre la piel se vuelve tersa y brillante, de un saludable tono rosado, las arrugas desaparecen, se activa la circulación sanguínea… ¡un chollo picante!).

Creo que en mi afán por conservar este cuerpecito esplendoroso de finas lorzas estoy descuidando mi alma. Por no hablar del pelo, que tiene las puntas abiertas, tres canas y huevos de esturión… Porque son de esturión, ¿verdad? Tal vez tendría que, no sé, leer un poco… La información nutricional de la caja de cereales ya no satisface mis inquietudes espirituales como antes, necesito algo más…

Tal vez haga un viaje. Cuando baje un poco la hinchazón de la cara y pueda abrir los ojos (los mosquitos tigre se han empleado a fondo, acabo de oír a uno eructar) pondré cuatro cosas indispensables en el macuto, a saber: el pintauñas, un paquete de chicles de fresa salvaje, una caja negra (en realidad es rosa palo) y un pantalón de esos que te llegan por los sobacos pero te dejan medio culo al aire. Ah, importante, y los bolsillos asoman por los bajos, eso es fino, fino. No, no me quedan bien (¿a quién sí?) pero los semáforos se ponen en verde a mi paso para que me vaya rápido.

Creo que iré a un retiro espiritual, a un centro comercial o algo así, a respirar otro aire acondicionado, a explorar otro Zara, a comprarme una nueva crema con baba de caracol. Ah, sí, ya me siento mejor persona…

Venga, te dejo un nuevo capítulo de “Lúa”, y recuerda que tienes disponible en Amazon “Al otro lado de las llamas”, que ya es novela del año en mi casa y estoy segura de que te va a encantar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s