Nuevas tecnologías

Antes que nada, aviso a navegantes. Por un tremendo error en Amazon, durante este mes “Al otro lado de las llamas” en ebook tiene un descuento del 67%. Al parecer alguien no quiere que me compre el yate… ¡Corrrrrrrrre y pinchorrotea aquí antes de que los de arriba se den cuenta y se termine la tontería!

Ya sabes lo que dicen, que las nuevas tecnologías son la leche enriquecida con calcio, que cada día nos hacen la vida más fácil y bla, bla, blups… Pues bien, estoy escribiendo el post desde mi móvil y solo te lo recomiendo en caso de extremo masoquismo.
Tengo que decir que mis pulgares alcanzan una velocidad sobre el teclado táctil cercanas a la velocidad del sonido. Vamos, que la pantalla casi cruje con cada pulgarazo que le meto, pero darle a 10 letras seguidas sin equivocarme es más improbable que ganar la lotería.
Tengo las manos adultas más pequeñas que han visto la luz del sol, la talla de mi anillo de casada es de comunión. ¿Me hicieron descuento por todo el oro blanco (o papel de plata, nunca lo sabremos) que se ahorraron en la joyería? Por supuesto que NO.
Sin embargo, siento como si tuviera morcillas de Burgos en lugar de dedos cada vez que trato de atinar en una letra. Si fuera Guillermo Tell, la manzana no correría peligro conmigo. Es más, se reiría de mí. Se quedaría pelada delante de mis narices y me enseñaría el rabito, la muy fruta… ¿Cómo lo hace la gente que realmente tiene morcillas por dedos para no comérselo entre horas, digoooo para escribir en estos teclados pinyponeros (¿O es pinypontenses?)? Y lo que es peor, ¿realmente tienen morcillas por dedos o es que se terminó el papel de wáter?
Tampoco puedo usar esto del reconocimiento de voz y dictar el post, porque aquí hay gente de mentalidad débil y en el segundo párrafo ya me intentarían poner la camisa de fuerza. ¡Horreur, si este año se llevan las mangas tres cuartos!
Así que aquí estoy. Tampoco he escrito más que en una conversación tipo “ola ke ase” en whatsapp, no te creas, pero aquí nadie me contesta “ago lo ke me plase” y me aburro… Uix, la pantalla ha crujido como una nuez con artrosis. Es una señal. Es hora de dejarlo y prepararme un colacao, que me hace sentir joven y espontánea.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s