Epifanía

Ahora lo veo todo claro. He sentido cómo mi alma se separaba de mi cuerpo y se elevaba por encima del aire viciado de la ciudad. Desde allí… es como si se hubieran desvanecido las interferencias de la gente, del ruido, de los coches, y sólo quedaran mis pensamientos, limpios y puros. Se me ha revelado el sentido de la vida, el secreto de la felicidad. Tengo que volver para compartir mi descubrimiento. Comienzo a descender con una leve sensación de pérdida que se acentúa a medida que me acerco al piso cochambroso donde me espera mi cuerpo. Me lo quedo mirando, reticente a entrar otra vez en ese recipiente feo y sucio que soy yo. Al final me meto con resignación. Me incorporo mareadísimo. He olvidado algo importante. El sentido de nosequé… Mi camello me mira.

– ¿Es buena o no es buena?

– Es de primera, nano.

_____

No sé si te ha hecho gracia o no pero éste es uno de los micros que más me han gustado, todavía me río cuando lo leo. Está inspirado en “Trainspotting” y en “Gandía Shore” (en lo que sale en los zappings, más que suficiente para que mi cerebro se haga el hara-kiri), un retrato de la crema y nata de la sociedad.

Por cierto, no me drogo, sólo tomo té y cuando pasa demasiado rato en el agua, digo tonterías. Un día me dio una taquicardia y todo (el té rojo se pasó más de 15 minutos en la taza, reconcentrándose con toda la mala intención del mundo), parecía Speedy Gonzales.

Me sale muy barato, el tema…

2 respuestas a Epifanía

  1. Pingback: Das experiment!!! | Al otro lado de las llamas

  2. albertt dijo:

    es muy interesante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s