La encerrona

Laura llegó a la bodega donde había quedado con un grupo de amigos pero sólo encontró a Miguel. Del grupo era con el que menos relación tenía, apenas había cruzado diez frases con él desde que le conocía.

– Vaya, qué éxito de convocatoria…- murmuró mirando a su alrededor con fastidio.

– ¿Por qué no entramos y tomamos algo mientras esperamos a los demás?- sugirió él.

– Bueno…

La bodega estaba decorada con barricas de roble y olía a madera. Miguel la guio hasta el fondo del local y salieron a un jardín interior. Sobre ellos un emparrado de vides cubría el cielo azul turquesa del atardecer. Un camarero se acercó cuando se sentaron.

– ¿Qué te apetece tomar?- preguntó Miguel.

– Tomaré lo mismo que tú.

– Dos copas de vino de Jerez, por favor.

Laura aprobó su elección.

La noche cayó sobre ellos mientras charlaban y disfrutaban de un buen vino. Laura descubrió que Miguel era mucho más de lo que aparentaba, era alegre, simpático e interesante. Absolutamente encantador.

– Los demás no van a venir, ¿verdad?- preguntó al fin. Miguel sonrió tímidamente y negó con la cabeza- Me alegro.

Los dos brindaron bajo las estrellas.

_____

El beodo tema de este microrrelato se debe a que lo presenté a un concurso y tenía que girar en torno al vino de Jerez. Qué relatillo tan cuqui, ¿no? Nada que ver con la realidad, donde quedas con tus amigos en una bodega y antes de media hora están todos jugando al duro y bebiendo como Bobs esponjas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s