Tiempo prestado

TIEMPO PRESTADO

A David le encanta sentir el viento azotando su cara, su silbido en sus oídos y el ronroneo de su Harley bajo su cuerpo. Conducir sin rumbo y decidir en el último momento qué camino toma, sin ligaduras, sin obligaciones. David pasa por un pueblo y para a pasar la noche. Se mete en un garito con su guitarra a la espalda y consigue que le paguen por tocar. En la barra una mujer de ojos oscuros como la noche le observa con anhelo.

El amanecer sorprende a David haciendo el amor con ella, sexo salvaje, libre, puro. Ella se apoya sobre su pecho y le mira embelesada.

– Envidio tu vida.

Él sonríe.

– No siempre fue así. Antes trabajaba en un banco. Me diagnosticaron un cáncer y me dieron dos meses de vida. Desde entonces llevo todo lo que necesito en mi mochila y vuelo libre.

– ¿Cuánto hace de eso?- pregunta ella, preocupada.

– Cinco años.

_____

Pues nada, que a veces tenemos que vivir una situación límite para tomar una decisión y hacer lo que realmente queremos.

Uy, que trascendental me estoy poniendo, será porque se me está despertando la muela de la endodoncia que acaban de hacerme . Pura poesía, cuando la odontóloga ha sostenido una especie de colgajo sanguinolento ante mi cara y ha dicho que era el nervio de mi muela. “¡Ha salido todo entero!”, me ha dicho toda orgullosa.

Sí, pura poesía.

Anuncios

2 respuestas a Tiempo prestado

  1. Eduardo dijo:

    Jajajajajaja.
    Me gusto mas , tu epílogo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s