Seta time (y aparición en la radio!)

Estamos en plena temporada de setas. Por favor, extrema precauciones para no desahuciar a ningún pitufo de su casa por error. He mirado por internet y la mayoría de setas venenosas están tachadas con una cruz roja, así que no tendrías que tener problemas para distinguirlas, pero ten cuidado porque en los bosques que yo frecuento las setas no están etiquetadas ni tienen carnet de boletus, ni nada.

Me encantaría ir a coger setas al bosque pero en estas condiciones, con estas setas okupas sin papeles que vete a saber de dónde salen, no sé distinguir las comestibles de las venenosas a menos que confiesen. Vale que quiera vivir deprisa pero quiero morir con el componente de gilipollez estrictamente necesario, y terminar intoxicada por una parrillada de setas venenosas y castores (ya decía yo que estas setas pegaban unos muerdos de espanto… Como he dicho antes, no distingo mucho…) me parece de borderline.

En fin, como tengo soluciones para todo me he ido al súper y he comprado una bandeja de champiñones. Para más seguridad, una vez en casa he separado minuciosamente los comestibles de los que tenían un cinturón de explosivos alrededor de su primorosa cabecita champiñonosa. Que algo sí que entiendo, ¿eing? Por cierto, no hay ninguna seta que dé una vida en esta bandeja…

¡Por cierto, hoy traigo noticias! El día 9 de octubre (de 2014, concretamente), que cae en jueves, sobre las 23:00 van a leer un relato corto mío en la radio. Se trata del programa “Conectados en la noche” de radio Aspe, archiconocida radio alicantina. Puedes seguir el programa en www.radioaspe.com

Me gustaría que lo escucharas porque el relato es muy bonito (inédito, además) y porque habiendo tanta injusticia en el mundo, no vayas a fastidiarme a mí también, ¿no?

Por cierto, antes de que te perfumes para el evento, “Conectados en la noche” es un espacio de literatura. No se organizan citas a ciegas ni se habla de sexo a menos que hagan un especial de las sombras de Grey, así que sigue pagando la cuota de Badú. Aunque solo encuentres homínidos de dudosa procedencia evolutiva allí.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Al otro lado de las llamas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s