El grano, born to die

Mi pareja me la está pegando con otra, lo sé porque me ha salido un cuerno en mitad de la frente. Creía que era un granito pero no, ha crecido hasta tal punto que amenaza con desplazar la Tierra de su órbita y hacer que se precipite hacia el sol (cabe la remota posibilidad de que esté exagerando un poco). Ayer pensé que tapándolo un poco con el flequillo no se vería pero los de la protectora de animales me asaltaron en plena calle y trataron de llevarme a la perrera pensando que era una especie de ciervo monoastado sin pelo. ¡Tuve que enseñarles el DNI y mi cartilla de vacunaciones puesta al día para que me quitaran el bozal! ¡A los ciervos no se les pone bozal, desgraciados!

En fin, no hay grano que cien años dure (ni cuerpo que lo resista), esta mañana lo he rebozado con crema granicida y bajo la gruesa capa de engrudo blanco lo he oído chisporrotear cual loncha de beicon en la sartén. Luego me quitaré la crema, no sea que haga demasiado efecto. Estas cremas son muy fuertes, una amiga se la puso antes de irse a dormir y por la mañana tenía un agujero en la sien. Se le veía el cerebro y todo, desparramándose fuera… Un ascazo. Tuvo que sustituir todo lo que se había salido por un cuarto de litro de leche y rellenar el butrón con base de maquillaje de textura masilla y una espátula. La verdad, no se nota mucha diferencia.

Mientras oigo a mi grano desintegrarse (se me erizan las uñas de placer. Sí, es asqueroso) he visto que las ventas de “Al otro lado de las llamas” se han animado de repente. Ya llevan unos días así, no sé por qué. Yo no he hecho nada en especial ni distinto a lo normal, más que separar la ropa de color de la blanca en la lavadora (¡Qué cambio, ahora invierto el doble de tiempo en poner la lavadora! Gracias mamá, no sabía qué hacer con mi escaso tiempo libre). Igual esto de separar los colores me ha traído buena suerte, igual debería seguir por esa línea, igual… He pensado en separar la basura también por colores. Es un esfuerzo pero vale la pena ver 20 cubos de basura, cada uno con su tonalidad, a medio llenar desde hace tres semanas (es que yo no genero tanta caca de color amarillo limón).

Mi pareja me ha desaconsejado vivamente esto de la basura, dice que si no distingue el rojo del verde, ¿cómo va a distinguir el verde pistacho del verde moco? Vaya, parece que mi estrategia de hacerle leer la revista Vogue para curarle el daltonismo no ha surtido efecto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ¿Por qué a mí? Diario de una escritora y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El grano, born to die

  1. Candela dijo:

    Enhorabuena por las ventas, te lo mereces. El grano no creo que sea merecido, yo personalmente no creo en el pus karmico, pero creo que es una tendencia con cada vez mas seguidores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s