Por no bajar a comprar

¿Qué pasa si hago mi dorada a la sal con sal del lavavajillas? ¿Qué diferencia hay entre la sal de lavavajillas y la normal? Si todo es sal, ¿por qué la venden por separado? Son de esas preguntas con salero que se me ocurren de vez en cuando. No es que vaya a probar (al menos, no personalmente… ¿Quieres venir a comer a casa?) pero tengo la sensación de que termino comprando la misma cosa tres veces: sal de cocina, sal de lavavajillas y sal del baño o te arranco la cabeza.

(Oye, ¿y la sal de frutas por qué no sabe a piña, a todo esto?)

Lo mismo pasa con el agua destilada. En casa el agua del grifo sale con una textura como la de la pasta de dientes. Incluso la he usado para enmasillar agujeros en casa, no te digo más. A mí me gusta el agua transparente (soy muy purista), por eso compro agua embotellada, una que pone “agua de mineralización MUY débil”. Supongo que será casi como el agua destilada que uso para la plancha, ¿no? ¿Qué pasa si me bebo un lingotazo de agua destilada? En principio nada, pero te viene en una botella que parece que contenga sosa cáustica, sólo le falta poner “Danger Mouse” por todas partes, cualquiera acerca la boquita de piñón ahí. ¿Y si le añado un poco de sal del lavavajillas para que deje de ser destilada…?

En realidad es que en casa se están terminando el agua y la sal, y estoy buscando alternativas para no bajar al súper. Como cuando me quedé sin pescado y me quedé mirando el acuario, toda pensativa… Jo, con lo ceporros que se veían los peces, y luego en la sartén se quedaron en nada… Y cuando me encontré una pierna en el ascensor y la hice al horno con patatas… Sí, hombre, la típica pierna que te encuentras en el ascensor y te dice que se está poniendo buena tarde. Esta calzaba un 46, así que el pie lo separé y luego hice una fondue de queso (la próxima vez tengo que acordarme de quitarle las uñas, ¡puaj!).

En fin, al final, cuando comienzas a poner las tiernas hojas de la libreta en la ensalada comienzas a plantearte la posibilidad de bajar a comprar. Qué remedio, si ya estás cagando figuritas de escayola… ¡Oye, y podrías venderlas a buen precio, no te creas!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s